Estos días pasados en el taller de la La Fuerza de la Luna y la Mujer en Alicante estuvimos experimentando con la Luna Llena , La Madre (en nosotras y nuestra madre biológica), el taller tomó un introspección profunda y surgió rápidamente la maternidad en nosotras…

La maternidad nos TransForma

Ya sea teniendo un hijo biológico, o no¡ esta faceta maternal que tenemos las mujeres nos lleva a una profunda transformación sea de la forma que sea!

Veíamos diversas transformaciones que llegan de infididad de experiencias.

A través de los hijxs
Esos pequeños-grandes maestros que vienen a este mundo a revolucionar las vidas de sus padres aportándoles nuevas visiones, formas de ver el mundo y de aprende a abordar la vida de otro modo.

A través de la “no-maternidad”
La búsqueda de un embarazo que nunca llega te hace transformar toda tu vida, en todos los aspectos, desde lo social con las amistades, hasta lo sexual con la pareja, lo familiar, las relaciones y sobre todo a ti misma pues en esta búsqueda incansable de ser madre que emprendemos muchas de nosotras al final del camino te das cuenta que a quien realmente te has “buscado” y encontrado es a ti misma.

Otras formas que favorecen maternidades
Veíamos mamas que a través de la inseminación de donantes llegaron a esa transformación soltando capas de culpas, estructuras y creencias como… “mi hija nunca tendrá un papá…..  y yo me veo muchas veces en la carencia de esa energía masculina-paternal y no se como dársela, quizás no estaba preparada para ello….”

Los abortos (sean como sean)
Las maternidades que no llegan a su fin (aparentemente), un camino duro, lleno de grandes piedras y emociones muy encontradas, que gracias al tiempo y la vivencia del duelo te trae una gran trasformación, también en varios aspectos, tanto personales como sociales y de pareja, sintiéndote madre para toda la vida de ese bebé estrella que te visitó para dejar una impronta en este mundo a través de ti.

La decisión firme de no querer ser madre
Desde la seguridad personal de estar en lo cierto y tomar una decisión, surgía la incomodidad vivida de tener que defenderse muchas veces de comentarios de juicios y valoraciones externas, que te hacer dudar y volverte a plantear una y otra vez si realmente es una decisión tomada con el corazón.

A través del amor a los animales y a la naturaleza
Compañeros de vida con un inmenso corazón que no pueden hacernos sentir otra cosa que no sea amor incondicional, a través de ellos también se puede llegar a sentir depositar esa energía maternal y de cuidado en el mundo.

 

El día de la Madre siempre me pareció y la sentí como una celebración “cruel y dolorosa” para las mujeres que no somos madres, reconozco que lo vivía a través de mi propio dolor, pero cierto es también que el único reconocimiento de una faceta de la maternidad (una sola) anula, a mi parecer, muchas facetas que las mujeres tenemos unidas a la condición de nuestro cuerpo femenino junto con sus hormonas que nos da la oportunidad de ser madres a través de nuestro útero, pero ojo! No solo podemos ser madres de hijxs biológicxs, este aspecto siempre sale a relucir en cada ponencia o taller que yo comparto sobre el útero o las energías femeninas, ya sean del ciclo menstrual o de la rueda de la vida, y es que a lo largo de toda mi trayectoria como mujer, en mi empeño de ser madre, oí y me canse de oír esta frase “las mujeres somos madres aunque no tengamos hijos biológicos”.

En aquella época yo me quedaba en shock siempre al oír esta frase… y dentro de mi surgía el pensamiento “¿pues ya me explicareis cómo….? 

Por mucho que yo quisiera entenderlo, sentirlo y comprender-lo, toda mi energía estaba puesta en ese objetivo de ser madre de un hijo de carne y hueso, y el dolor que me producía que mi cuerpo no respondiera a este fin, que supuesta-mente mi naturaleza femenina me concedía,  esto a mi no me dejaba vivir ni respirar tranquila!

Comprendí (con los años y mucho trabajo personal) que mi único objetivo-misión no era el de ser madre biológica. Entonces  mi vida empezó a llenarse de otros planes y proyectos, como es este de Círculo Afrodita, al que yo empezaba a maternar, con él iba cogiendo responsabilidades de cuidado, necesitaba alimentarlo si quería verlo crecer…. y ahora (gracias doy) por fin puedo sentir esa energía maternal que surge de mi útero-corazón hacia cualquier objetivo o creación que emprenda, tanto en mi labor con las mujeres como en mi vida personal.

Cuando el canal se abre y se pone en marcha sientes que es una energía que no puede esconderse ni frenarse, es una energía que emana del útero a través de todo lo que nos apasiona y consigue preñar-nos de emoción. Cuando entras profundo a tu útero y te limpias de tantos condicionamientos antiguos, externos y la estructura social que salta como una supuesta alarma o un aparente instinto maternal, que en realidad yo ahora veo en mi como una programación cultural más que llevaba en mi chip mental….

Es entonces cuando empiezas a poder colocar facetas maternales en cualquier cosa que hagas por ti misma o en colaboración, puedes ahí empezar a sentir que  siembras la semilla de tu legado en el mundo a través de tu todas tus expresiones creativas y amorosas.

 

y es que…. las mujeres queremos llenar nuestro útero como comentaba en este post desde la visión y experiencia en sesiones, observando como nuestra naturaleza instintiva quiere llenarlo.

 

Necesitas ser consciente de lo que ocurre a tu alrededor y como te está afectando a ti para re-colocarlo y no filtrarlo por el cuerpo.

 

Soluciona tus emociones¡¡ No dejes pasar el tiempo hasta que tu cuerpo las manifieste. Si tu cuerpo ya las manifestó¡¡ No te preocupes, aún llegas a tiempo para escucharlo y desbloquear todo lo que hay atrapado.

 

Te Deseo un Feliz Día de las Múltiples Maternidades, hoy y siempre!

Mila Torró

P:D Estoy segura que se me escapan miles de facetas maternales en nosotras, añádelas en los comentarios y así vamos abriendo nuestra mente y ampliando las visión de las maternidades múltiples que podemos crear :))

 

 

Únete al Círculo

y recibe tu regalo de Sanación

Comienza el viaje hacia tu equilibrio femenino, coge las riendas de tu cuerpo.

¡Felicidades ya estás dentro!