ARQUETIPOS, DIOSAS Y HORMONAS

Introducción A La Ciclicidad Femenina En 4 Fases

[CONTIENE EJERCICIO DE ECOLOGÍA MENSTRUAL]

 

¿Sabías que…. ? Que no somos una sola mujer, que en nosotras habitan las 1000 caras de la Diosa

 

De este amplio abanico nacen los 4 arquetipos del ciclo menstrual, que no solo te habitan a lo largo de tu vida fértil, van más allá, todas estas facetas de mujer te siguen acompañando durante la época de la menopausia también.

 

Descubrir que eres cíclica, mujer menstrual, puede darle mucha tranquilidad a tu ser, comprensión a los de tu alrededor, y organización a tu vida

 

Las Mujeres podemos vernos en el espejo de la Luna, nuestro ciclo menstrual tiene toda la analogía y sincronía de la Luna. 4 fases y alrededor de 28 días (aunque esto no sea igual para todas pues hay ciclos de varias duraciones, lo vamos a tomar como una referencia).

Las mujeres cambiamos un poquito cada día, al igual que la Luna, tenemos nuestras 4 fases del ciclo a las que se les denomina de una manera diferente a cada una.

 

Desde el trabajo y conocimiento de los Arquetipos Femeninos asociamos cada fase de nuestro ciclo femenino a una fase de la luna, a una estación, a un arquetipo, y a ciertas Diosas.

 

Cada estadio trae consigo unos dones, unos regalos innatos que nos da nuestra naturaleza femenina.

 

Niña o Doncella

 

Es la etapa siguiente a la menstruación, tiempo de la pre-ovulación, sucede cuando las hormona folículo estimulante empieza a despertar un nuevo ovocito, una nueva semilla que brota de uno de tus ovarios.

Con este despertar del ovocito se activan nuevas energías y emociones en ti. Tales como las ganas y deseos de iniciar nuevas tareas, aprender, iniciar tus propios retos, deseos de aventuras y sin fin de energía que te puede llevar a vivir nuevas experiencias.

 

La asociamos a la estación la primavera donde todo brota de nuevo y empieza a florecer y la fase de la luna creciente que como una niña va perdiendo el pudor dejándose ver un poquito más cada día en el cielo.

 

La Doncella-Niña simboliza las Diosas Vírgenes, independientes, cazadoras, estrategas, que van busca de nuevos retos, impulsivas que las movilizan sus propios ideales.

Artemisa, diosa de la caza y de la luna, Atenea, diosa de la sabiduría y las artes, y Hestia, diosa del fuego del hogar y el templo.

 

Miranda Gray en su libro “Momentos Óptimos” la denomina la fase dinámica, momentos de grandes capacidades para planificar, fijar objetivos y crear estrategias para dirigirte hacia ellos. Es una fase que la caracteriza la acción, extraversión y dinamismo.

 

Madre

 

Es la etapa siguiente a la pre-ovulación, es el tiempo de ovulación, sucede cuando las hormona del estrógeno está en su punto más álgido. El ovulo que ya está completamente despierto sale del folículo listo para empezar a caminar por la trompa de falopio en busca de un espermatozoide que lo fecunde.

Con esta maduración del ovocito se activan nuevas emociones en ti. Tales como las ganas de cuidar tu hogar, tu familia, amigos… yo siempre les digo a las chicas en los talleres <En esta fase montarías una ONG y te dedicarías a cuidar y nutrir al barrio entero> y es que en estos días te acuerdas y conectas con aquellas personas que tu crees que más te necesitan.

 

La asociamos a la estación del verano donde la fruta ya está jugosa completamente madura, y con la fase de la luna llena repartiendo su máximo brillo en total esplendor.

 

La fase es representada por las Diosas madre, creadoras de vida a través de su útero-corazón, tu al igual que la madre tierra das sin esperar nada a cambio, a corazón abierto.

Diosas Madre como Isis, Diosa de la maternidad y del nacimiento, Ienmanjá  madre de las aguas saladas, protectora de las mujeres embarazadas, Demeter la madre nutridora y protectora de sus hijos.

 

Denominada también fase expresiva, es un tiempo amoroso y fértil en todos sus matices. Te puedes encontrar mucho más sensual disfrutando de las relaciones en todos sus aspectos. Despiertan dones para cuidar y nutrir todo en tu entorno, en los que puedes dirigir estas atenciones hacia ti misma también.

 

Chamana o Hechicera

 

Es la etapa siguiente a la ovulación, llamada pre-menstrual, aquí aparece la hormona llamada progesterona indicándonos que hemos dejado atrás la fase fértil. Si el ovulo no fue fecundado empieza a menguar y marchitarse de camino al útero.

 

La asociamos con la estación del otoño donde la cosecha ya está lo suficientemente desarrollada como para recogerla, y con la fase de la luna menguante que empieza a decrecer su luz haciéndonos un bonito espejo de la bajada de nuestras energías.

 

La Chamana-Hechicera se representa con las Diosas oscuras, ellas conocen su sombra, son mujeres libres que se guían por su intuición. Saben cuidarse y poner limites para su sano amor. Portan herramientas de corte con las que podan todo aquello que nos les nutre ni les conviene.

Diosas oscuras nos acompañan en esta fase, como Persefone, nos ayuda a viajar al submundo para despertar en nosotras los instintos salvajes dormidos, rige lo inconsciente, el mundo de los sueños, de lo invisible.

 

Aquí conectamos con una fase muy creativa conectada al inconsciente, una creación sin forma, impulsiva e intuitiva. Momentos que nos muestran las sombras y heridas personales, si canalizamos bien estas energías a nuestro favor pasaremos el garbillo por nuestra vida, proyectos y relaciones, podando todo aquello que ya no queremos ni nos conviene, separando así el grano de la paja.

 

Anciana sabia o Bruja

 

Es la etapa siguiente a la fase pre-menstrual, llamada menstruación. Descienden los niveles hormonales haciendo aparecer la sangre menstrual. El ovulo que no fue fecundado y se marchitó empieza a desprenderse con la ayuda de la menstruación hasta ser expulsado.

 

La asociamos con la estación del invierno donde la tierra se toma su descanso para hibernar y regenerarse, y con la fase de la luna nueva que descansa en completa oscuridad.

 

La Anciana Sabia o Bruja se representa también con las Diosas oscuras, completamente sumergidas en su cueva, aman el silencio, no le temen a la muerte, se desapegan con facilidad por que valoran el transito de morir, requisito previo para volver a renacer. Son Ancianas portadoras de la Sabiduría Ancestral conectadas con los ciclos de muerte y resurrección. El útero necesita vaciarse para volver a engendrar.

La Diosas Innana, te lleva hacia lo más profundo, al encuentro de tu sabiduría. Hécate, Diosa de la luna negra, guardiana de las encrucijadas en el camino. Ceridwen, guardiana del caldero que viaja con facilidad a otros mundos.

 

En esta fase conectamos con un momentos de introspección y descanso profundos, es la fase de la verdad. La parte más intuitiva del cerebro esta activada y las más racional bastante ralentizada. Es desde la parada donde realmente puedes verte a ti misma y valorar con que fuerzas te encuentras para caminar en tu siguiente ciclo.

 

Y así la rueda sin fin gira y gira sin parar….

Un día tras otro la luna cambia en el cielo y nos recuerda que nosotras también lo hacemos un poquito cada día. Muerte y renacimiento a través de nuestro propio cuerpo que nos da un sinfín de energías para experimentar los matices de la vida.

 

Ahora bien! Todo queda de tu mano! Pues si fuerzas y esfuerzas tu cuerpo, lo en-pastillas, lo mal-tratas con pensamientos y des-cuidas con una alimentación poco adecuada…. en definitiva si eres muy poco amable contigo misma emocional, física y mentalmente todas estas fuerzas de tu naturaleza más instintiva te van a pasar bastante desapercibidas e incluso te parecerá que tu cuerpo va en contra del mundo, que lo tuyo no es “normal” y los síndromes te superan.

 

PROPUESTA

 

Te invito (si aún no lo haces) a observar los cambios en tu cuerpo y emociones día a día. Sólo necesitas 2 minutos al despertar, cuando descansas a mediodía o por la noche antes de dormir.

 

A nivel Emocional, párate (ahora mismo) y observa!

 

¿Que te dice tu cuerpo?

¿Que ha sucedido hoy que te ha superado?

¿Como lo has podido gestionar? (sino pudiste ahora es el momento)

 

Acostúmbrate a ello, crea un habito, y así día tras día gestionarás tus emociones y energías para cuando llegue tu menstruación no tenga que hacer ella todo el trabajo de limpieza física, energética y emocional, y tu te mueras de dolor pues el útero tendrá que pulsar más fuerte para tener que expulsar tanta densidad.

 

A nivel Energético, con tu propia mirada interna haz como si pasaras un escáner, de los pies a la cabeza y de la cabeza a los pies…. detecta aquellas zonas que más necesiten de tu atención y lleva ahí tus manos, o tu respiración, incluso ambas para reparar consciente-mente esa parte que seguramente ha estado sufriendo desde hace un tiempo.

 

Y para cerrar… Respira profundo y suelta todo tu cuerpo consciente-mente…. vacía tu mente de todas las posibilidades y ábrete a la fluidez…. Abre tus ojos, sal al mundo y vuelta a Empezar ;)))

 

El simple hecho de observar tu cuerpo y emociones te ayudará, le ayudará a regenerarse y con el tiempo podrás ir viendo como lo detectas incluso en cualquier momento, impidiendo de este modos que vaya a males mayores.

Esto es como la ducha diaria o el lavarte los dientes…. ¿Verdad que no se te ocurre ducharte sólo unos días al mes? ¿Y por que no cuidas tus cuerpos energéticos y emocionales? También son parte tuya!!

 

Y un abrazo gordo!!

y recuerda toma sólo esto como una simple guía. Experimenta y pasa por tu propio filtro toda la información, sino se quedará en un plano más mental y tendrá poca aplicación en tus cuerpo y energías. No te creas todo lo que lees, cuestiona-te a ti misma para descubrir tus verdaderos dones y valores.

¿Quieres seguir aprendiendo? Suscríbete a mi boletín y no te pierdas nada! 😉

Mila Torró

 

Únete al Círculo

y recibe tu regalo de Sanación

Comienza el viaje hacia tu equilibrio femenino, coge las riendas de tu cuerpo.

¡Felicidades ya estás dentro!