Abrazar la Muerte no es tarea fácil

 

En estas semanas, quizás llevo meses, me está llegando a mi alrededor mucho mensaje mostrándome la muerte, y sobre todo el miedo a la muerte que tenemos en esta sociedad, mujeres que se están empezando a sentir “mayores” con 40 y pocos años… se les hace tarde para lo que sea… sienten que la vida se les acorta por momentos y la vulnerabilidad de la vejez no saben aún como encajarla, y es que…  Abrazar la Muerte no es tarea fácil !

 

Mujeres que conectan con la muerte a su alrededor, amigos que se suicidan, amigas que fallecen de enfermedades en fases terminales. La muerte vive muy pegada a nuestros talones siempre, en cualquier instante de la vida hay muerte pero nadie la queremos ver, seguimos hacia afuera, la queremos espantar, moviéndonos, saliendo al griterío, a las risas, al bullicio pero la muerte no se espanta es parte de nuestra sombra, de nuestra oscuridad, al igual que la sombra no se despega de ti cuando caminas bajo el sol, te persigue…

 

Hace unas semanas una mujer me hacia reflexionar y ver atrás en el tiempo…

Estábamos sentadas en la consulta, ella rememoraba, me contaba como le había ido este mes, y me decía,

 

_Llevo unos días que me estoy encontrando muy hundida de nuevo, ya se que al estar en mi menstruación es normal que conecte con esta oscuridad, que me sienta más abatida sin ganas de nada, ¿pero tanto?…. estos días se suicidó un antiguo amigo y a mi me pillo así con este “bajón” en el que me sentía perdida, sin saber que será de mi y de mi futuro, en el que se despiertan miedos, muchos miedos que creía antiguos y tal vez incluso superados… unos días en los que me vuelve la ensoñación y creo que para ser feliz necesito alguien a mi lado como en los cuentos de princesas…._

 

Con la cara medio desencajada me decía…

 

_ Mila puedo entender que mi amigo se quisiera morir y de hecho entiendo hasta que llegara a hacerlo! Una de las cosas que más me ha impactado es ver como puedo conectar con su final,como puedo llegar a ver todo un acumulo de emociones mías a través de su muerte… me quedo perpleja viendo como puedo conectar y entender tan profundamente a mi amigo_

 

Ella cerraba la reflexión diciendo,

 

_!Si esto es la vida! los que hemos vivido mucho de jóvenes (viajes, relaciones sociales, disfrute, todo lo que te apetecía en el momento) ya nos podemos morir, claro que nos podemos morir!… viendo el panorama que nos espera… Una sociedad que no tiene hueco para albergar a los mayores, a los que el cuerpo y el intelecto ya no los acompaña, donde sientes que todo aquello que tu hiciste ahora ya no te sirve de nada, ni a ti ni a los demás…._

 

Ella misma fue la que me recordó que la tasa de suicidios es muy alta, a lo que yo añado la paradoja que la tasa mayor de suicidio está en los “países más felices” (Aparentemente) ¿Chocante? ¿No?

 

Y yo me pregunto… ¿Qué nos ocurre con la muerte? y llego a punto… No queremos verla. Y mucho menos abrazarla.

 

Yo misma me pase muchos años conectada a una sensación de suicido en vida… una apatía profunda , un sinsentido de vida, queriendo vivir y hacer lo que marca la pauta, la norma y al final… ¿sabes qué? era una muerta viviente saliendo al mundo cada día para llevar adelante de todo menos los dictados de mi corazón.

Vivimos ciclos a diario donde la muerte está muy presente, por ejemplo el día nace y muere, las relaciones de pareja amigos nacen y mueren, las personas nacen y mueren, los animales nacen y mueren, las plantas nacen y mueren….

 

Y entonces… ¿ por que nos empeñamos en ser eternos y nunca mirar a la muerte de cara?

 

 

Piensa! A cada inspiración que das te llenas de vida…. y a cada exhalación que das estás un pasito más cerca de la muerte.

 

De las experiencias mas bellas que yo he podido pasar en esta vida fue acompañar a mi abuelo en sus ultimas horas, ver y sentir como se despega la vida del cuerpo mundano que llevamos puesto como un traje, sentir la paz y la tranquilidad con esa última exhalación con la que después de todo el proceso de des-encarnamiento uno se va a alguna parte en la que ya no necesita este traje. Y supongo que la gente que ha visto nacer y ve nacer a diario podrá sentir la maravilla de la inspiración de la vida, el primer sorbo de vida tomado con fuerza y con ahínco.

 

Me paro a reflexionar y veo mi trayectoria con la aceptación de la muerte (que aún me queda trecho), primero llegó la muerte de mi abuelo, luego este libro… una joya para mi, que me ayudo a empezar a entender un poco más allá de este cuerpo… te lo recomiendo, si te interesa este tema, creo que no te puedes perder.

y luego con los años descubrí la historia de mi bisabuela una mujer que se suicidó, con la ayuda de mis investigaciones transgeneracionales comprendí como podía darle luz, pues la señora estaba conmigo, y no fue hasta que se marchó que entendí el sentido de mi vida. Ella estuvo conmigo hasta logré empezar a vivir de verdad, a salir de la cama cada día con un fin que me llena el alma, no solo el día a día…

 

Y digo yo… ¿no es maravilloso el equilibrio que da la vida? Muerte y nacimiento a diario, en cada instante, en cada estación, en cada ciclo…

 

Todo forma parte de ti, la sombra y la luz, la vida y la muerte, si de normal cuando hay luz vives y cuando hay oscuridad duermes(mueres) por que no hacer lo mismo con la sombra?

 

Hay épocas, días e incluso momentos en el día en la que una se encuentra abatida, perdida, no ve la luz, la tristeza profunda te invade… ¿Qué haces en esos momentos? ¿Sales corriendo a comprar.. a tomar cañas?

 

Ojo! Que no digo que haya que hundirse en la miseria, pero si escuchar esa sombra, abrazarla, saber que tengo miedo a envejecer por que no se que será de mi, miedo a la incertidumbre que hay en esa sombra que me acompaña y como sombra oscura que es no me deja ver más allá de su propia negrura. Aceptar que hay final para todo, que nada es eterno.

 

¿Y si te digo que dentro de la sombra hay luz? Siempre! en las más profundas de las miserias se puede ver un atisbo de luz que entra por las grietas que te están doliendo y que sólo si me quedo a observar esta sombra puedo ver que aquello que me duele, me pica, me irrita, me entristece… me ayuda ver la polaridad de la vida, el blanco y el negro.

 

¿Y si te digo que nunca vas a poder despegarte de tus sombras? Nunca! Ellas siempre caminan contigo, cuando camines bajo el sol observa, salta como una niña e intenta deshacerte de tu sombra….

 

Entonces ¿Qué estamos haciendo?

Encontrarle significado a la vida va completamente unido a encontrarle un sentido a la muerte, sino para qué tenemos que vivir todo las experiencias que vivimos aquí en la tierra.

Una muerte lúcida es el resultado de haber vivido con coherencia, de haber encontrado sentido a la vida y a la muerte, creo que es una de las tares más importantes que tenemos que llevar a cabo en nuestra existencia

Actualmente vivimos de espaldas a la muerte, la ignoramos, se enmascara en hospitales y entre aparatos, donde perdemos gran parte del sentido natural del fin de la esta aventura como humanos. Prepararnos para afrontar el momento de la muerte en nosotros y en nuestros seres queridos es una tarea que muchas veces nos queda grande y nos llena de incertidumbre a muchas de nosotras.

 

Es duro ver que la gente llega a un final, que quizás no encontró las herramientas para ver la pequeña luz dentro de la sombra, aunque también es muy digno de respetar la libre elección de cada cual, yo siento, creo con firmeza que si nos conectamos un poco más con las fuerzas de la naturaleza podemos ver que la muerte no es una enemiga, sino todo lo contrario puede ser una gran amiga, dejar partir para ver nacer de nuevo, inspiras y exhalas… todo el tiempo igual… vives y mueres… mueren células en tu cuerpo, nacen otras…

 

Y como no podría se de otro modo, nuestro cuerpo femenino es un puro espejo de vida y muerte, si miras tu ciclo verás que todos los meses se crea la vida y llega la muerte, el cuerpo va hacia la vida aunque nunca llegue a fecundarse hay un ovulo que sale a la vida como si no hubiera un mañana, sin saber hacia donde va, simplemente camina siguiendo su instinto y al final si no encuentra esa chispa divina de fuego que le ayude a crear vida, se va marchitando hasta que morir sin más, se abandona y se deja caer con tu sangre menstrual.

 

Y con esta muerte muero yo también todos los meses, me pierdo en la oscuridad, no veo nada claro , la incertidumbre me acecha por todos los costados…. ¿y que hago? ¿Que puedo hacer? Salgo a luchar por la vida? ¿Hago un esfuerzo aunque no me apetezca e intento darlo todo?

 

Pues no, a día de hoy procuro no hacer nada o muy poco! (dentro de mis posibilidades) Sólo Quedarme inmóvil sintiendo esa fuerte experiencia de estar parada, observar, sentir, aceptar… y sin ningún esfuerzo por hacer nada para salir de esa muerte veo como mi cuerpo vuelve a revivir mes tras mes, vuelvo a ver la luz, a encontrarle el sentido a la vida. Y confieso que no siempre es fácil este sentimiento de vacío.

 

¿Y que ocurre? Que cuando no hay información, cuando no se sabe que la muerte (o la menstruación) es algo tan natural como la vida, una se siente enferma, con una especie de depresión y apatía “incomprensible” y te preguntas sino tengo motivos para estar así, por que me pasa esto? ¿Estoy enferma?

 

No siempre hace falta tener motivos para morir, la muerte llega en cualquier momento, una exhalación, un trabajo, una pareja, un familiar, una mascota, una enfermedad…

 

Abrazar la muerte es abrazar la vida¡¡ cuando se siente la muerte se valora la vida, mira a tu alrededor y verás los casos de accidentes, enfermedades o verdaderos actos valentía, de superación que les han dando un vuelco a una vida mas plena y con sentido a tantísima gente

 

y por ultimo, para cerrar, aunque es un tópico, topicazo… estás sencillas preguntas a día de hoy siguen siendo muy movilizan-tes y liberadoras si realmente te eres sincera contigo misma al contestarlas…

 

¿Y si hoy fuera el ultimo día de tu vida?

¿Qué sientes que te falta por vivir?

¿Hasta cuando necesitas esperar para cumplir aquella ilusión que te falta por vivir?

No le huyas a la muerte¡ Abraza la vida!

 

Aclaro! Me inspira escribir las vivencias compartidas, me doy cuenta como lo vivido se procesa en mi y en mi exterior. La experiencia se transforma y no puede quedarse adentro de mi, luego llegas tu, me cuentas o me preguntas, me inspiras…  compartimos y me haces sentirme viva. Reflexionar, comprender y si llega el punto compartirlo hacia el mundo, es mi único afán! por ello, si te resuenan mis palabras y experiencias acogelas son tuyas, te las regalo! y sino te resuenan….  Suéltalas! eres muy libre de construir tu propia experiencia, mi intención no es convencerte de nada, respeto tu momento, respeta tu el mio. Gracias!

Mila Torró

 

Únete al Círculo

y recibe tu regalo de Sanación

Comienza el viaje hacia tu equilibrio femenino, coge las riendas de tu cuerpo.

¡Felicidades ya estás dentro!